Padre Ariel Giménez: "No podemos seguir acentuando la grieta con campañas que en lugar de propuestas se acentúa la agresión"

El padre Ariel Giménez, párroco de Nuestra Señora del Pilar realizó este 9 de Julio una invocación religiosa agradeciendo a Dios por la Independencia de la Patria y brindó a los presentes palabras alusivas.

"Jesús dijo a sus discípulos: "sean misericordiosos como el Padre de ustedes es misericordioso".

"Queridos hermanos, hoy queremos dar gracias a Dios por nuestra Patria Argentina".

"La Patria es mucho más que el país o la Nación, es lo recibido de los padres y lo que hemos de entregar a nuestros hijos".

"La historia de la Patria está envuelta en una grieta desde los inicios, los leales a la corona de España y los revolucionarios, los morenistas y los saavedristas, los unitarios y los federales, los de izquierda y los de derecha, particularmente la de los 60 y 70 parece habernos paralizado".

"Los argentinos necesitamos reconciliarnos, reclamamos justicia y esta bien que lo hagamos. Sin justicia no hay reconciliación posible, pero justicia no es venganza y además la justicia debe ser superada por la misericordia".

"No podemos pedir a Dios misericordia si no somos misericordiosos. Ser misericordiosos es hacernos cargo con el corazón de las miserias del otro como el otro de las nuestras".

"Nos estamos acercándonos a un tiempo de elecciones que siempre trae un horizonte de esperanzas, pero no hay que olvidar que la esperanza es una virtud".

"Es la virtud de lo arduo y que por lo mismo exige fortaleza, exige de nuestros candidatos, seducirnos con propuestas claras y realizables que respondan a los desafíos actuales".

"No podemos seguir acentuando la grieta con campañas que en lugar de propuestas se acentúa la agresión".

"La Nación independiente y libre se gestó en una pequeña provincia de la Argentina profunda. Los congresales hicieron de una casa de familia, un espacio fecundo donde se desarrolló una auténtica deliberación parlamentaria".

"En ese ambiente doméstico, los diputados de lugares tan distantes se vincularon como hermanos por la causa suprema qué los convocaba. Si bien por momentos dominó el disenso en prolongadas sesiones, la comunión en lo esencial hizo que el diálogo razonable superarse las diferencias y primó el interés común dejando que las ideas reflejen con fidelidad el sentir de los pueblos y las familias que representaban coincidiendo plenamente con las más nobles aspiraciones federales".

"Nos legaron el acta fundante de nuestra argentinidad y a riesgo de sus propias vidas, llenos de Santo ardor por la justicia, prometieron ante Dios y la señal de la cruz, sostener los Derechos hasta con la vida".

"Decía Borges: Nadie es la Patria, pero todos lo somos". Aquellos hombres que se juntaron heroicamente obsesionados por la independencia y por la libertad para que sus hijos, nietos y bisnietos nacieran y crecieran dignamente".

"Hoy nos toca a nosotros, los que estamos aquí. Eso nos toca a nosotros. El Señor de la historia nos ha confiado este tiempo. Somos las personas adecuadas en este escenario para salir adelante y por eso no nacimos ni en 1816 ni en el futuro, sino que somos el hoy de este pueblo y de esta Patria".

"Y en la medida que nos comprometamos dando lo mejor de nosotros, seremos hombres y mujeres de una Nación libre o de lo contrario, si miramos por el balcón la vida de nuestra Nación, quedaremos en la nota de pie de la página de nuestra historia. Recemos por nuestra Patria".

Se encuentra en La Ciudad Noticias Padre Ariel Giménez: "No podemos seguir acentuando la grieta con campañas que en lugar de propuestas se acentúa la agresión"